Berlin y sus tuberías rosas

Berlín es una ciudad alemana rodeada de lagos, cuya superficie está cubierta por tierra pantanosa e impide el uso de tuberías subterráneas – ya que serían gravemente afectadas por las corrientes de agua que circulan por debajo y podrían derrumbar el sistema de cañerías y hacer que estas colapsaran.

En vista de esta situación tan especial, y debido a la demanda de mas construcciones y edificaciones, a medida que crecía la ciudad, era necesaria la expansión del desahogo de aguas servidas a lo largo y ancho de su infraestructura.

De ahí, nace la creación de sus famosas Tuberías Rosas, aunque ahora se han diseñado también en otros colores, como el azul, y le han dado a la arquitectura de la ciudad, un toque exclusivo y atractivo. De hecho muchas personas aseguran que fueron hechas con este propósito, pero la verdad subyacente presentó un desafío muy bien toreado por las autoridades encargadas de solventar esta desafiante.

¿Por qué se escogió el color rosa?

Debido a su impacto psicológico, pues se cree que el color rosado y el morado, por ser colores joviales, promueven un ambiente amable y hospitalario. De más está mencionar el hecho de que estéticamente, son más agradables a la vista. Cubren toda la ciudad, atravesando todo tipo de infraestructura, contorneando estas famosas tuberías por todo lugar inimaginable.

Se ha diseñado de esta manera a propósito, ya que, las bajas temperaturas extremas, pueden hacer que el material plástico se resquebraje y se deteriore.

Al diseñarlas de un largo y forma específico, se logró mantener una estructura firme, con pocos atascos. Y cuando ocurren, es mucho más sencillo de resolver por su diseño aéreo que permite conectar, reemplazar y extender dichas tuberías que parecen no tener fin, deslizándose por toda la superficie de Berlín como una serpiente amistosa que nos da la bienvenida a su mundo rosa.